Llegada del gatito al nuevo hogar

La llegada de un gato nuevo a un hogar donde vive/n otro/s gato/s.

Las siguientes pautas sólo son aplicables si tanto el gato nuevo como el/los gato/s residente/s están correctamente socializados, y no tienen alteraciones comportamentales (agresión, fobias, ansiedad. etc), evaluadas por el veterinario especializado en Etología Clínica:

1er paso:

Colocar los elementos que serán utilizados por el gato nuevo (comedero, bebedero, manta/moisés, bandeja sanitaria) en una única habitación, cuidando que el comedero y bebedero estén ubicados en el extremo opuesto a la ubicación de la bandeja sanitaria (con una distancia mínima de 2 metros). Esta habitación no deberá ser la misma que contenga los elementos del/los otro/s felino/s residente/s en la vivienda. Durante los primeros días (hasta una semana o más), el gato recién llegado ermanecerá en ese ambiente de la casa. Al otro gato se le permitirá explorar toda la vivienda menos esa habitación donde se encuentra el gato recién llegado.

2do paso:

Se le permitirá al gato recién llegado explorar libremente algún ambiente “neutral” de la vivienda (donde no haya elementos del otro gato, que no sea su lugar de descanso o de comida), cuidando que el gato residente no esté presente durante esas exploraciones. En otros momentos del día, se le permitirá al gato residente explorar libremente ese mismo ambiente “neutral” de la vivienda, mientras el gato recién llegado se encuentra encerrado en la otra habitación. Es esperable que ambos gatos froten su rostro contra muebles o saliencias de las paredes (marcas olfatorias) y si alguno de los gatos es un macho no castrado pospuberal, es probable que marque también con orina. En cualquier caso pueden intentar marcar con arañado de los muebles.

3er paso:

Se realizará la primera “presentación” en el ambiente neutral, colocando a los gatos en respectivas cajas de transporte. Primero se los enfrentará a una distancia no menor a dos metros y se observará la reacción de los mismos. Es probable que existan señales de agresión: bufidos, soplidos e incluso zarpasos. Se irá acortando la distancia entre los animales de manera gradual, siempre y cuando no haya señales de agresión y aguardando
que estos se calmen para seguir avanzando.

4to paso:

Si se logró que las transportadoras estén “pegadas” puerta con puerta sin que haya señales de agresión, se los aproximará en brazos o con pretal y correa (se requieren 2 personas que puedan tener en brazos a los gatos o que los controlen de la correa). Si no hay señales de agresión, los gatos ya pueden convivir sueltos.

Se pueden usar feromonas de apaciguamiento para felinos, o nutracéuticos (alimentos especiales o suplementos alimentarios) para ayudar a transitar los cambios a los gatos que son un poco ansiosos o miedosos, que se debe implementar desde 3 o 4 semanas previo a la aproximación en zona neutral. Siempre se debe consultar al veterinario acerca del uso de
estos u otros productos

 

Dra. Marina Snitcofsky
Veterinaria y Doctora en Cs. Veterinarias, UBA Especialista en Etología Clínica, CPMV Diplomada en Etología Clínica, CLEVe Magister en Psiconeuroinmunoendocrinología, Univ. Favaloro Magíster en Ciencia y Bienestar de Animales de Laboratorio, Univ. Autónoma de Barcelona www.marinaveterinaria.com.ar

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

No votes so far! Be the first to rate this post.

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *