Vacuna contra la Leucemia Felina ViLeF

La vacunación en los felinos es sumamente importante durante toda su vida. Los planes de vacunas se adaptan al paciente, es decir: si es un gato outdoor (que sale al exterior), indoor (que esta dentro de casa), que tiene comportamiento mixto (sale y entra), si es un refugio, gaterio o criadero. Siempre nosotros asesoramos al tutor responsable de cual será el mejor plan para su salud y calidad de vida.

A partir de este año 2020, desde la Asociación Internacional de Medicina felina (ISFM, ha reactualizado el protocolo de enfermedades como la Leucemia e inmunodeficiencia felina, teniendo en cuenta también los lineamientos de 2013 de la Asociación Americana de Medicina Felina (AAFP) de vacunación.

Las enfermedades retrovirales en los felinos, conocidas como Inmunodeficiencia Felina (VIF) y Leucemia Felina (VileF) son enfermedades complejas y deben tenerse en cuenta en los gatos, mas que nada en la medicina preventiva.

La Leucemia felina es transmitida por un retrovirus que puede contagiarse de un gato a otro por contacto directo entre ellos. La saliva y sangre, fluidos, orina, materia fecal, calostro y leche en menor medida, son las formas con las cuales un gato puede enfermar (transmisión horizontal) y la forma vertical, de la mama al bebé, y por lamido hacia ellos. Los felinos que más gravemente se afectan son los kittens, cachorros y adultos jóvenes. La mayoría de las veces terminan con la muerte del gato.

Cabe destacar que más allá de las formas tan fáciles de contagiar de un gato a otro, también dependerá de la presión del virus, cuánta carga viral haya y cuanto tiempo de exposición tiene un gato u otro con el virus.

La leucemia felina puede afectar a los felinos de dos formas: un 30 porciento de los gatos podrán enfermar de neoplasias (linfomas en la mayoría de los casos) e inmunosupresión. El resto de los gatos generalmente sufren de afecciones de la médula ósea, las mismas son graves y terminan la mayoría en la muerte del gato.

Entendiendo esto, muchos veterinarios nos preocupamos ya que en países como de Europa y Norteamérica la prevalencia de esta enfermedad es tan baja (del 4 al 10 porciento) y en latinoamérica y aquí en nuestro país la prevalencia es tanto mayor. Qué debemos hacer? un plan coherente entendiendo que la enfermedad puede prevenirse vacunando al gato.

El plan de vacunas en forma internacional nos indica comenzar a vacunar al gatito a 2 meses de edad con la triple felina más la vacuna de leucemia primera dosis, a los 21 días se repite la triple felina y leucemia segunda dosis, y a los 4 meses un refuerzo más de triple felina y luego la antirrábica (ver legislación de cada país). Se recomienda revacunar anualmente (tomando la fecha de la primera dosis de leucemia aplicada) de acuerdo al comportamiento del gato. Si el mismo es outdoor, o esta en un refugio o criadero deberemos pensar cuales son los riesgos. Pensar en la posibilidad de que ese gato no tenga un sistema inmune competente será una de las posibilidades de que el mismo pueda enfermar. Es por ello que el profesional veterinario indicará la vacuna anualmente si el gato está en riesgo (contacto con otros gatos no vacunados, o gatos del exterior o de status desconocido). Si el gato es indoor (no sale al exterior) se recomienda dar las primeras dosis en su primovacunación, asi el gato tiene anticuerpos. Uno nunca sabe si incorporará en un futuro otro gato en la familia, por lo que se aconseja vacunarlo asi está protegido al momento de incorporarlo.

Es muy importante siempre que se pueda realizar el test serológico (detección de antígeno) antes de la vacunación si esto fuera posible. Obviamente al ser una enfermedad que tiene varias formas de manifestarse, a veces los resultados pueden ser falsos y se requieren de otras técnicas para poder diagnosticar la enfermedad como el PCR.

La literatura nos dice que se podría vacunar a un gato si no tenemos la certeza de que esté sano (o negativo), ya que en el caso de la vacuna recombinante (la que usamos en la Argentina) no tendríamos problemas. Igualmente se sugiere e indica testear antes de vacunar por mayor seguridad.

Existen algunos mitos, que se arrastran hace años, y debemos seguir insistiendo en cambiar: antes se hablaba del sarcoma post vacunal. El mismo es un tumor, generalmente fibrosarcoma, que afecta a los tejidos por inoculación de moléculas varias. Las viejas vacunas tenían necesitaban ser adyuvadas para mejorar su respuesta, y este coadyuvante era muy irritante. Se veían sarcomas asociados a la inoculación de algunas vacunas.

Ya hace muchos años que se sabe que el ¨ Sarcoma post inoculación¨ es una neoplasia asociada a la inoculación de cualquier sustancia irritable en el tejido subcutáneo del gato. Antibióticos de depósito, corticoides de depósito podrían irritar la zona de inoculación del felino. Sumando su predisposición individual, podrán tener una neoplasia 1 a 6 gatos cada 10.000 gatos. Esta estadística nos dice que es mucho menor la probabilidad de contraer un tumor en un gato, que de enfermar de VileF. Otro de los mitos es que se decía que la vacuna enfermaba al gato. Esto no es cierto. La vacuna es muy segura, protege en un alto porcentaje al gatito y no produce ningún efecto adverso, sino todo lo contrario: puede salvar la vida del paciente

Teniendo en cuenta que los lineamientos internacionales sugieren vacunar al felino solo en los miembros, nunca en el pliegue de la nuca ya que eso es prohibido y es considerado mala praxis. Si aparece el tumor el mismo podría ser extirpado con márgenes, incluso amputando el miembro, otorgando una buena calidad de vida al paciente.

Para resumir: el gato debe ser vacunado toda la vida contra las enfermedades virales más comunes (triple felina) y antirrábica. Considerando que la expectativa de vida de un gato podría ser 30 años el paciente debe ser vacunado cada año. Es importante entender que el sistema inmune de un gato senior (de 10 a 15 años) o supersenior (mas de 15 años) será menos competente por la edad y entonces su protección debe ser tenida en cuenta con mayor importancia.

Destacar que el gato debe ser vacunado contra la leucemia felina siempre el primer año de vida con dos dosis y evaluar si se seguirá vacunándose el resto de su vida, dependiendo sus riesgos. Vacunar a los gatos en los miembros siempre para su potección.

La medicina preventiva en el gato es fundamental: recordemos que es una especie escondedora de dolencias, molestias y enfermedades. Muchas veces será tarde.

Natalia Luka

Veterinaria UBA. Especialista en Medicina Felina Universidad de Rosario

Miembro de AAFP. Miembro de ISFM. Socia fundadora de IACERVET. Secretaria de Siavet. Miembro de AAMeFe

www.draluka.com.ar dralukat@gmail.com

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

No votes so far! Be the first to rate this post.

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *